jueves

GEISERES DE ENCELADO


Los géiseres de Encelado develan un posible vasto lago subterráneo.
Aspersores cósmicos que expulsan brumosos chorros desde grietas en la sexta luna más grande de Saturno podrían dar una pista sobre un vasto lago de agua oculto bajo la capa de hielo de Encelado.
En 2005, la sonda Cassini de la NASA reveló gigantescos géiseres de granos de hielo y vapor de agua saliendo disparados del polo sur de Encelado. Pero cómo se formaron esos géiseres y la fuente de los cristales de hielo ha permanecido como un misterio hasta ahora. Una nueva investigación, detallada en el ejemplar del 7 de febrero de la revista Nature, proporciona una visión clara del proceso bajo la corteza de la luna que genera el puñado de géiseres.
Los resultados revelan que debe haber agua bajo la superficie de la Luna y también apoyan la idea de que los géiseres de Encelado son la fuente del anillo E de Saturno, un tenue círculo de hielo y partículas de polvo.
“Desde que Cassini descubrió los géiseres de vapor de agua, todos nos hemos preguntado de dónde procedía este hielo y vapor de agua”, dijo el investigador Juergen Schmidt de la Universidad de Potsdam en Alemania, que es miembro del equipo del Analizador de Polvo Cósmico de Cassini. “Ahora, tras analizar los datos de múltiples instrumentos, podemos decir que probablemente el agua procede de debajo de la superficie de Encelado”.
Los investigadores no tiene claro cómo de grande es la reserva de agua. “Podría ser un océano global. O tal vez ser un pequeño lago”, dijo Schmidt.