jueves

RECORD MASIVO


El nuevo agujero negro, con una masas de entre 24 y 33 veces la de nuestro Sol, es el agujero negro más pesado que orbita otra estrella.

El poseedor del nuevo récord pertenece a la categoría de agujeros negros de “masa estelar”. Formado en la agonía de las estrellas masivas, son de menos masa que los monstruosos agujeros negros hallados en los núcleos galácticos. El récord anterior para el mayor agujero negro de masa estelar es de 16 masas solares en la galaxia M33, anunciado el 17 de octubre.

La gran masa del agujero negro es sorprendente debido a que las estrellas masivas generan potentes vientos que lanzan el equivalente en gas a muchos soles antes de explotar. Los cálculos sugieren que las estrellas masivas de nuestra galaxia dejan tras de sí agujeros negros no más pesados de 15 Soles.

El agujero negro IC 10 X-1 ha ganado masa desde su nacimiento absorbiendo gas de su estrella compañera, pero la razón de crecimiento es tan lenta que no habría ganado más de 1 o 2 masas solares. “Este agujero negro ya nació pesado; no se hizo pesado”, dijo el astrofísico Richard Mushotzky del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, que no es miembro del equipo del descubrimiento.

La estrella madre probablemente comenzó su vida con 60 masas solares o más. Como la galaxia que lo alberga, probablemente era deficiente en elementos más pesados que el hidrógeno y el helio. En las estrellas luminosas masivas con una fracción elevada de elementos pesados, los electrones extra de elementos tales como el carbono y el oxígeno “sienten” la presión exterior de la luz y son más susceptibles a ser barridos por los vientos estelares. Pero con esta baja fracción de elementos pesados, el progenitor de IC 10 X-1 arrojó comparativamente poca masa antes de explotar, por lo que pudo dejar tras él un agujero negro más pesado.

“Las estrellas masivas de nuestra galaxia probablemente no están hoy produciendo agujeros negros estelares muy masivos como este”, dice el coautor Roy Kilgard de la Universidad Wesleyan en Middletown, Connecticut. “Pero podría haber millones de agujeros negros pesados de masa estelar merodeando por allí fuera que fueron producidos en los inicios de la historia de la Vía Láctea, antes de que tuvieran posibilidad de formar elementos pesados”.