miércoles

PULSAR DE CRAB NEBULA


En 1054, los astrónomos árabes y chinos notaron una nueva estrella brillando con fuerza en el cielo. Esta fue una de las primeras observaciones registradas de una supernova, y los restos de la explosión son lo que hoy conocemos como la Nebulosa del Cangrejo. La nebulosa aún interesa hoy día a los astrónomos, además de por su espectacular belleza, alberga un púlsar con curiosas propiedades que pueden cambiar drásticamente nuestra comprensión de la física de los púlsares.

Un equipo liderado por el Dr. Jean Eileck y Tim Hankins en la Universidad Tecnológica de Nuevo México observó el púlsar del cangrejo en el espectro de radio usando el Conjunto Muy Grande (VLA) y el telescopio de Arecibo, descubriendo, para su sorpresa, que las emisiones de radio del púlsar son mucho más complejas de lo que habían pensado en un principio.

Su artículo, What makes the Crab pulsar shine? (¿Qué hace brillar al púlsar del Cangrejo?, apareció en las actas de la reunión de Forty Years of Pulsars: Millisecond Pulsars, Magnetars and More (Cuarenta años de púlsares: Púlsares de milisegundos, magnetares y más).

El pulsar del cangrejo, una estrella de neutrones de giro rápido que emite radiación a través de sus polos magnéticos como un faro, en realidad emite dos pulsos distintos; uno es llamado pulso principal, y el otro, que está a unos 160 grados del principal en la rotación, es llamado interpulso.