martes

EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS


Los astrónomos saben desde hace tiempo que el agujero negro supermasivo situado en el centro de la Vía Láctea, conocido como Sagitario A* (o en su forma abreviada, Sgr A*) tiene un apetito bastante pobre. El combustible que alimenta a este agujero negro procede de los fuertes vientos estelares generados por varias docenas de estrellas jóvenes y de gran masa que se concentran en una región próxima. Sin embargo, estas estrellas se encuentran a una distancia relativamente grande de Sgr A*, en un lugar donde la fuerza gravitatoria del agujero negro se ha debilitado tanto que la velocidad de sus vientos estelares es demasiado alta para que el agujero negro los capture y engulla. Estudios científicos previos habían calculado que Sgr A* sería capaz de consumir únicamente el uno por ciento del material transportado por estos vientos estelares.

No obstante, ahora parece que Sgr A* consumiría aún menos de lo esperado, llegando a ingerir tan sólo una centésima parte de ese uno por ciento. ¿Por qué consume tan poco? La respuesta podría hallarse en un nuevo modelo teórico desarrollado a partir de los datos recogidos por el Telescopio de Rayos X Chandra de la NASA, mediante observaciones con tiempos de exposición muy largos. Este modelo considera el flujo de energía que se establece entre dos regiones que rodean al agujero negro: una zona interna cercana al denominado horizonte de sucesos, aquella frontera más allá de la cual incluso la luz es incapaz de escapar; y una región externa que incluye la fuente de combustible del agujero negro, en este caso las estrellas jóvenes, y que se extendería hasta un millón de veces más allá que la primera. Mediante un proceso de conducción térmica, las colisiones entre partículas de la cálida región interna transfieren energía a las partículas de la región externa, más fría. Este proceso genera una presión adicional hacia fuera que hace que prácticamente todo el gas de la región externa fluya lejos del agujero negro. El modelo parece explicar adecuadamente la forma extendida del gas caliente detectado alrededor de Sgr A* mediante rayos X, así como características observadas en otras longitudes de onda.

Esta imagen obtenida por Chandra de Sgr A* y la región circundante utiliza datos recogidos mediante una serie de observaciones que acumulan un total de un millón de segundos de exposición, lo que equivale a casi dos semanas completas. Una observación de tal profundidad ha proporcionado a los científicos una vista sin precedentes de los restos de la supernova situada cerca de Sgr A* , y conocida como Sgr A Este, así como de los lóbulos de gas caliente que se extienden una docena de años luz a cada lado del agujero negro. Estos lóbulos son evidencia de potentes erupciones ocurridas varias veces durante los últimos diez mil años. La imagen contiene también varios misteriosos filamentos de rayos X, algunos de los cuales podrían ser enormes estructuras magnéticas interaccionando con corrientes de electrones energéticos, producidos por estrellas de neutrones que giran rápidamente conocidos como púlsares. Estas enormes estructuras son conocidas como nebulosas de viento de púlsar o pulsar wind nebulas. Este nuevo modelo de Sgr A* ha sido presentado en el 215º Congreso de la Sociedad Astronómica Americana, celebrado en Washington del 3 al 7 de enero de 2010, por Roman Shcherbakov y Robert Penna de la Universidad de Harvard y Frederick K. Baganoff del Instituto de Tecnología de Massachusetts.