jueves

COLISION CELESTE


El Telescopio Espacial Hubble de la NASA ha observado una misteriosa nube de fragmentos en forma de X seguida de varias estelas de polvo, que podrían ser el resultado de una colisión frontal entre dos asteroides. Los astrónomos creen desde hace tiempo que el cinturón de asteroides está siendo demolido poco a poco por colisiones así, pero un impacto como éste jamás había sido observado. Las colisiones entre asteroides generan mucha energía, con una velocidad de impacto media de más de 11.000 millas por hora (unos 17.700 km/h) o lo que es lo mismo, cinco veces más rápido que la bala de un rifle. El objeto similar a un cometa captado por el Hubble, llamado P/2010 A2, fue descubierto el 6 de Enero por el programa de Investigación de Asteroides Próximos a la Tierra de Lincoln (Lincoln Near-Earth Asteroid Research, o LINEAR). Las nuevas imágenes captadas por el Hubble los días 25 y 29 de Enero muestran una patrón complejo en forma de X de estructuras filiformes cerca del núcleo. Esto es muy diferente a las suaves envolturas de polvo de los cometas típicos, apuntó el investigador principal David Jewitt de la Universidad de California en Los Ángeles. Los filamentos están compuestos de polvo y gravilla, presumiblemente expulsados del núcleo. Algunos de ellos son arrastrados por la presión de radiación que ejerce la luz solar, creando unas bandas rectas de polvo. Dentro de estos filamentos encontramos partículas de polvo que se mueven al unísono y que seguramente proceden de minúsculos e invisibles cuerpos precursores. Hubble muestra que el núcleo principal de P/2010 A2 está fuera de su propio halo de polvo. Esto nunca se había visto en un objeto de tipo cometa. Se estima que el núcleo mide 460 pies (unos 140 m) de diámetro.