miércoles

CHAO, ATMOSFERA

Mediciones llevadas a cabo por satélites durante las décadas de 1980 y 1990, mostraron que los iones que se escapaban viajaban más rápido cuanto más alto se observaban. Esto significaba que había implicada algún tipo de aceleración. Hoy en día, recientes trabajos con datos recogidos por un grupo de satélites de vuelo en formación llamados Cluster, muestra que el propio campo magnético de la Tierra es responsable de la aceleración de este proceso. Pero no hay que preocuparse; comparado con las reservas de gas vital que tiene la Tierra, la cantidad que se escapa es insignificante. Sin embargo, en un futuro lejano, cuando el Sol empiece a calentarse debido a su edad, el equilibrio puede cambiar y el escape de oxígeno puede convertirse en algo significante.
Con datos recogidos entre 2001 y 2003, los Cluster acumularon información sobre haces de átomos de oxígeno eléctricamente cargados, llamados iones, que escapaban hacia el espacio por las regiones polares. Los Cluster también midieron la fuerza y dirección del campo magnético de la Tierra cuando los haces estaban presentes. Hans Nilsson, del Swedish Institute of Space Physics, dirigió un grupo de científicos espaciales que analizaron los datos. Descubrieron que los iones de oxígeno estaban siendo acelerados por cambios en la dirección del campo magnético. “Es algo así como un efecto tirachinas”, dice Nilsson.