lunes

MESSENGER EN MERCURIO


El lunes 14 de enero, una nave pionera de la NASA será la primera en visitar Mercurio en casi 33 años, cuando sobrevuele el planeta para explorar y tomar imágenes cercanas de terreno nunca antes visto.
Estos descubrimientos podrían iniciar nuevas teorías y responder antiguas preguntas en el estudio del Sistema Solar.
La nave MESSENGER es la primera misión enviada a orbitar el planeta más cercano a nuestro sol. Antes de comenzar la órbita en 2011, la sonda hará tres vuelos cercanos al planeta, pasando a una distancia de sólo 124 millas por encima de la superficie rocosa y con cráteres de Mercurio. Las cámaras del MESSENGER y otros instrumentos sofisticados y de alta tecnología tomarán más de 1.200 imágenes y realizarán otras observaciones durante el acercamiento, la estancia y la partida. Serán las primeras medidas tomadas de cerca desde el tercer sobrevuelo y el sobrevuelo final de la nave Mariner 10, el 16 de marzo de 1975. Cuando la Mariner 10 voló por encima de Mercurio a mediados de los 70, inspeccionó sólo un hemisferio.
“Esta es una exploración científica sin terminar de pulir, y el suspense aumenta cada día”, dijo Alan Stern, administrador adjunto del Directorado de la Misión Científica de la NASA, en Washington. “¿Qué verá la MESSENGER? El lunes se contará la historia”.
Este encuentro proporcionará una ayuda de vital importancia para mantener la nave en su camino a la inserción en la órbita, en marzo de 2011, iniciando un estudio de un año sin precedentes en Mercurio. El vuelo también reunirá datos esenciales para planear la misión.
”Durante este sobrevuelo empezaremos a recrear la imagen del hemisferio que nunca ha sido visto por una nave, y de Mercurio, con una resolución mejor incluso que la que consiguió la Mariner 10” dijo Sean C. Solomon, el investigador jefe de la MESSENGER en la Institución Carnegie de Washington. “Las imágenes se tomarán con filtros de varios colores para que podamos empezar a tener una idea de la composición de la superficie”.
Un sitio de gran interés es la Cuenca Caloris, un cráter de impacto de unas 800 millas de diámetro, que es una de las cuencas de impacto más grandes de todo el Sistema Solar.
”Caloris es enorme, como un cuarto del diámetro de Mercurio, con anillos montañosos en su interior, que tienen hasta dos millas de altura”, dijo Louise Prockter, técnico de instrumentos del sistema dual de captura de imágenes de Mercurio (Mercury Dual Imaging System) en el laboratorio de física aplicada (Applied Physics Laboratory) de la universidad Johns Hopkins en Laurel. “La Mariner 10 vio algo menos de la mitad de la cuenca. Durante este primer vuelo, veremos la otra parte”.
Los instrumentos de la MESSENGER proporcionarán las primeras medidas de la composición mineral y química de la superficie de Mercurio. También estudiarán el campo magnético global, y aumentarán nuestro conocimiento del campo de gravedad desde el vuelo de la Mariner 10. Los componentes de gran longitud de onda del campo gravitatorio dan información clave acerca de la estructura interna del planeta, en especial del tamaño del núcleo de Mercurio.
El vuelo supondrá una oportunidad para examinar el entorno de Mercurio de manera única, lo que no será posible cuando la nave empiece a orbitar el planeta. El vuelo también permitirá dibujar el mapa de la tenue atmósfera de Mercurio, mediante observaciones en el ultravioleta, y documentará el plasma y partículas energéticas de la magnetosfera de Mercurio. Además, la trayectoria del vuelo permitirá realizar mediciones únicas de partículas y plasma de la cola magnética que arrastra Mercurio.
Lanzada el 3 de agosto de 2004, MESSENGER está a más de la mitad del camino en su viaje de 4.900 millones de millas. Ya ha pasado la Tierra una vez, y Venus dos veces. La nave usará el impulso de la gravedad de Mercurio durante la pasada de este mes y de otros, en octubre de 2008 y septiembre de 2009, para ser guiada progresivamente más cerca de la órbita del planeta. La inserción se completará con un cuarto encuentro con Mercurio en 2011.
El proyecto MESSENGER es el séptimo del programa Discovery de la NASA, de bajo coste, enfocado a misiones espaciales científicas. El laboratorio de física aplicada diseñó, construyó, y opera la nave, y se encarga de la misión para la NASA.