domingo

VIENTOS DE CUASARES


Las observaciones hechas con el telescopio Spitzer siegan un poco más la hierba bajo los pies de los últimos opositores a la teoría de Big bang. La riqueza anormalmente elevada de polvo del Universo primigenio, producido más bien por estrellas antiguas, acaba de encontrar un inicio de explicación: los vientos de los quásares. En nuestra Galaxia, las principales fuentes de producción de polvo son las estrellas que han dejado la secuencia principal (que describe la historia de la vida de las estrellas) y a las que la curva de evolución las condujo a lo que se llama la rama asintótica de gigantas, (en inglés AGB por Asymptotic Giant Branch). Nuestro Sol tomará también esta vía en el momento en el que se convierta en una gigante roja dentro de aproximadamente 5 mil millones de años. Así como él, estas estrellas de masas comprendidas entre 1 y 8 masas solares expulsarán sus capas superiores con vientos violentos. Las condiciones fisicoquímicas en estos vientos son ideales para permitir la síntesis del polvo a partir de los elementos pesados presentes en la estrella. No obstante, la composición precisa de los granos, tamaño y tipo de estructura cristalina dependen fuertemente de las características de estos vientos. Las observaciones muestran que los quásares distantes en el Universo son anormalmente ricos en polvos. En efecto, el Universo era todavía demasiado joven para que pudiera haberse formado tanto polvo. Las estrellas en general, necesitan por lo menos de mil millones de años de secuencia principal antes de convertirse en AGB. Ciertamente, existe un problema y son necesarias fuentes adicionales de polvo