viernes

DESVIAR UN ASTEROIDE CON ESPEJOS


Enfocar la luz solar sobre un asteroide con espejos situados en el espacio es la mejor forma de desviar rocas espaciales que se dirijan a la Tierra, según un nuevo estudio. Los espejos derrotan en el estudio a las explosiones nucleares y los “tractores de gravedad”, el cual comparó nueve métodos distintos de desvío.

Los asteroides de más de 5 kilómetros de diámetro, como el que acabó con los dinosaurios, golpean la Tierra una vez cada 6 millones de años. Pero rocas menores con amplitudes de aproximadamente 140 metros nos golpean más a menudo, aproximadamente una vez cada 5000 años, y pueden provocar daños significativos.

Ahora, los investigadores liderados por Massimiliano Vasile de la Universidad de Glasgow en Escocia han comparado nueve de los muchos métodos propuestos para salvaguardarnos de tales objetos, incluyendo el hacerlos estallar con explosiones nucleares.

El equipo valoró los métodos de acuerdo a tres criterios de rendimiento: la cantidad de cambio que cada método provocaría en la órbita del asteroide, la cantidad de tiempo de aviso necesario y la masa de la nave necesaria para realizar la misión.

El método que quedó como mejor clasificado fue el de un enjambre de naves portando espejos. Las naves serían lanzadas desde la Tierra para rondar cerca del asteroide y concentrar la luz solar en un punto de la superficie del asteroide.


Evaporar la superficie

De esta forma, calentarían la superficie del asteroide a más de 2100° C, suficiente para empezar a evaporarlo. Conforme el asteroide comienza a expulsar gases, éstos crearían un impulso en la dirección opuesta, alterando la órbita del asteroide.

Los científicos encontraron que 10 de estas naves, cada una portando un espejo hinchable de 20 metros de ancho, podría desviar un asteroide de 150 metros en aproximadamente seis meses. Con 100 naves, llevaría sólo unos pocos días, una vez que las naves estuvieran en posición.

Para desviar un asteroide de 20 kilómetros, aproximadamente el tamaño del que acabó con los dinosaurios, se necesitaría el trabajo combinado de 5000 naves espejo concentrando la luz solar en el asteroide durante tres años o más.

Vasile admite que lanzar y controlar 5000 naves es una posibilidad desalentadora. “Debo decir honestamente que 5000 es verdaderamente mucho”, dijo a New Scientist. Pero lanzar unas pocas docenas para desviar un asteroide más pequeño está dentro de nuestras posibilidades, apuntando que muchas de estas naves fueron lanzadas para crear el Sistema de Posicionamiento Global (GPS).

Los espejos quedan por delante de la llamada opción del tractor gravitatorio, en el cual una nave simplemente vuela junto al asteroide y lo empuja fuera de su curso usando la diminuta fuerza de la gravedad de la propia nave.

“El problema con el tractor gravitatorio es que esencialmente lo que tienes es una nave con un bajo impulso que está empujando al asteroide”, dice Vasile. “El tirón gravitatorio, para la misma masa en el espacio, requiere más tiempo”, y mueve el asteroide en menor medida